5 Mantras para empezar el día



Según la experta en yoga Jillian Grabarczyk, en un artículo para el yogiapprovedd, los siguientes mantras para comenzar tu día son muy efectivos, sobre todo por su capacidad para darte una consciencia de yo en el ahora; una especie de mixtura entre una ontología y un relajamiento sobre ella.
 OM MANI PÄDME HUMCabe apuntar que entre los beneficios de repetir mantras están el que se reducen las hormonas del estrés, se liberan endorfinas, y el mejoramiento de la circulación linfática. Regálale 3 minutos al iniciar tu día a esta práctica.
  • Existo: es una manera de ir al momento presente sin ponerte ninguna etiqueta de por medio.
  • Soy poderoso: un recordatorio del poder que tienes sobre tus pensamientos y el volver al momento presente.
  • Om: está relacionado con el sonido considerado milenariamente como más elemental y poderoso.
  • Soy: una manera de sentir tu propio cuerpo y voz y sensaciones.
  • Amo: recuerda tu capacidad de valorar las cosas, las personas y a ti mismo.

Los mantras son palabras o sonidos repetidos una y otra vez. Su intención es de lo más sencilla, mantener tu mente enfocada, tu atención. Así, al igual que la meditación, descansará tu mente y le darás una deliciosa frescura, además de que es un momento exquisito para escuchar el propio sonido de tu voz y lo que sientes.
La vida pasa por etapas buenas y malas. Pero, los malos momentos a veces parecen extensos. Y precisamente por esto es que hoy queremos ayudarte con algunas ideas que te pueden permitir salir del bache.
Toma nota de estos mantras para recuperar el ánimo y la energía.

El dolor que siento tiene una razón de ser”


.


Sentir dolor es una de las características humanas.  Si no lo hicieses, no podrías apreciar todo lo bueno que tiene la vida, ni tampoco aprenderías lo difícil que son a veces las cosas, y lo fuerte que debes ser. El dolor tiene una razón de ser: descubrirla, o aprender a convivir con ella es algo que te llevará tiempo, pero debes convencerte de que tarde o temprano lo lograrás.

El miedo es una buena razón para empezar a amar”

Sentir miedo es algo habitual: miedo a lo que no conoces. Miedo a ser lastimada. Miedo a equivocarte. Sin embargo, detrás del miedo hay ilusión, hay ganas, y todo esto puede indicarte que aquello por lo que luchas, que te hace sentirte tan asustada, puede ser algo que realmente valga la pena. Así que, ¡adelante! Que el miedo no te siga manteniendo paralizado ni te haga sentir mal.

Cuando limpio mis pensamientos, limpio también mi vida”

A veces es necesario pasar un tiempo a solas, sin nadie más para entender por qué te afecta de ese modo este mal momento. Entenderte a ti mismo es importante para superarlo. Y una vez superes ese dolor y limpies tus pensamientos más tóxicos, estarás también preparado para mejorar tu vida. Deshacerte de lo malo de tu cabeza es enfrentar la vida con una perspectiva más positiva.

No debo luchar contra el dolor, debo asumirlo”


 MundoMágicoTV blog


Luchar contra el dolor es algo realmente peligroso. De hecho, concentrarte en no experimentarlo solo te hará sentir peor. ¿Qué debes hacer entonces en esos malos momentos?Simple. Dejar que pase. Has de sentir ese mal trago y has de experimentarlo. Una vez que haya pasado, sin darle mayor importancia, estarás preparado para poder avanzar y estar mejor que ahora.

Soy único, valgo la pena y decido ser feliz¨


Cuando pasas por un momento de debilidad, es probable que te sientas realmente pequeño, que no vales nada. Debes convencerte de todo lo bueno que has hecho, de lo que has logrado, y de las características que te hacen especial.


Porque no hay duda de que lo eres. Si no te lo crees hoy, repítelo mañana, y así hasta que logres el efecto que estás buscando.

Está claro que pasamos por momentos en la vida en los que nos gustaría que la tierra nos tragase. Sin embargo, casi todo tiene una razón de ser y tiene solución. No encontrarla ahora no implica que no la tenga. A veces, solo hay que entender que ese dolor pasará y tú serás más fuerte de lo que eras con estos consejos. ¿Te animas a ponerlos en práctica? Y si crees que no puedes tú sola, quizás te interese leer este artículo sobre cuándo pedir ayuda psicológica.












Las fases lunares se producen por la interacción entre los movimientos del sol, la luna y la tierra. En un año la luna realiza trece recorridos en torno a la tierra, es decir trece lunaciones. Cada lunación tiene una duración de 28 días aproximadamente.
Normalmente, conocemos cuatro tipos de fase lunar, que son la Luna Nueva, Cuarto Creciente,Cuarto menguante, luna llena







Luna Llena y Cuarto Menguante. Pero como la Luna demora aproximadamente 28 días en repetir sus fases, ella pasa no sólo por las cuatro antes mencionadas, sino que por infinitas fases intermedias a las cuales la tradición no les ha puesto nombre. Este es el motivo de que los astrónomos, se refieran a las fases lunares en porcentaje de iluminación. De ese modo, la luna nueva es 0%, la llena es 100%, y tanto creciente como menguante son 50%.








El 9 de Junio de 2017 a las 13:10 GMT es la “Luna Llena de Junio”, y se encuentra a una distancia de 406.268 kilómetros de la Tierra (de centro a centro).

La fase de Luna Llena (plenilunio) es un período que sucede justo cuando la cara visible de la Luna se muestra totalmente iluminada, alcanzando su máximo brillo durante la noche. Ocurre unas doce o trece veces al año, según el calendario lunar.

El efecto que la luna que ejerce sobre la tierra es muy relevante, controlando las mareas de ríos y océanos. La Luna Llena es el momento más propicio para cosechar, sacar el estiércol de los corrales, cortar caña, o sembrar plantas de fruto. La vitalidad de las plantas aumenta con la luz de la luna. Cuando más nos acercamos a la luna llena, más fuerza poseen las plantas para luchar contra parásitos y enfermedades, y los animales soportan mejor los cuidados de las pezuñas.

Se ha estudiado mucho en el posible efecto que la Luna Llena ejerce sobre el comportamiento humano, y parece que es más difícil dormir profundamente durante esta fase lunar .





Por qué suena tan rara nuestra voz, cuando la escuchamos en una grabación



Nos pasa a todos y tiene una explicación pero, lo más importante es que tiene solución.
Es una ley universal. Enfrentarse a una grabación de tu propia voz es más duro que mirarte al espejo durante un “bad hair day”.
 
-¿De verdad que “eso” somos nosotros? ¿Por qué, de repente, nuestra voz suena diferente? Y, lo más importante, ¿por qué somos incapaces de soportarlo? 
 
Profesionales que tienen que enfrentarse habitualmente a escuchar su voz grabada como periodistas e interpretes hablan, a menudo, de lo difícil que les resulta permanecer sentados en la silla y no huir de sí mismos.
Es un fenómeno curioso, sobre todo, porque no ocurre lo mismo cuando escuchamos la voz grabada de otra persona.
Todo empieza porque es imposible saber cómo suena tu propia voz cuando hablas ya que el sonido que te llega a ti es una versión distorsionada de cómo suena realmente tu voz. Sin embargo, cada vez que te escuchas en una grabación, estás enfrentándote a una versión mucho más fiel de tu tu auténtica voz.



-“Cuando hablas tu propia voz te llega a través de dos canales diferentes y uno de ellos hace que tu voz suene más grave”
 
Esto se debe a la fisiología de tu cráneo. Cuando hablas, el sonido te llega a través de dos vías: Por un lado, a través del conducto auditivo externo, tal y como te llega cualquier otro sonido. Sin embargo, cuando tus cuerdas vocales vibran, también lo hacen los huesos del cráneo y la conducción osea transmite frecuencias más graves en comparación con la conducción aérea. Por lo tanto, cuando te escuchas en directo, tu cerebro percibe el sonido de tu voz como más grave de lo que en realidad es.

Ahora bien, esta es la explicación biológica. También ocurre que, cuando nos escuchamos sin estar produciendo el sonido, adoptamos el rol de observadores de nosotros mismos y vemos lo que los demás ven, en vez de lo que nosotros creemos que proyectamos.
Es parecido a mirar una foto de ti mismo y reconocerte diferente de la imagen que has percibido delante del espejo. Por lo tanto, no es que odies tu propia voz, es solo que tienes que acostumbrarte a ella.


Pero no a todo a el mundo le ocurre lo mismo. Hace unos años, el psicólogo neoyorquino Harold A. Sackeim descubrió que las personas con una alta auto-estima no tienen problema alguno en escuchar su voz. De hecho, se regocijan con ello. Hasta el punto de que, en un experimento, llegaban a confundir la voz de otros por la suya propia.
En el experimento, Sackeim atacó la autoestima de algunos participantes diciéndoles que habían obtenido malos resultados en un test de inteligencia. Por otro lado, infló el ego de otros diciéndoles que habían conseguido muy buenos resultados. Pues bien, aquellos cuya autoestima había sido elevada de pronto escuchaban su propia voz cuando no estaba ahí, mientras que el grupo de sujetos que había sido humillado afirmaban no escuchar su voz cuando en realidad sí lo era.
Para Sackeim, todo ello está conectado con la salud mental. Aquellas personas que a menudo creen percibir su propia voz al enfrentarse a distintas grabaciones son aquellas que muestran un mayor grado de salud mental. En otras palabras; si realmente odias el sonido de tu propia voz quizá deberías trabajar la autoestima.




El por qué de la distorsión

La pregunta sobre por qué nuestra voz se oye diferente en una grabación es vieja y ha sido mil veces respondida, al igual que la trillada cuestión sobre el huevo o la gallina. De todas formas, la pregunta se sigue haciendo y la respuesta sigue siendo la misma: Cuando la escuchas grabada, se escucha más aguda, como si le faltaran todos los tonos graves y la reverberación que hacen que tu voz te suene mejor. La razón de esto se encuentra en que cuando hablamos, el sonido inicia dos caminos diferentes hacia nuestro órgano del sentido de la audición, el órgano de Corti. Ubicado de la cóclea, dentro del oído interno, éste órgano es el que se encarga de convertir la energía vibratoria de las ondas sonoras en energía nerviosa.

El primer camino es el más conocido y, especialmente, más tenido en cuenta: el externo. El sonido que sale de nuestra boca es trasladado por el aire hacia nuestras orejas, y es conducido desde el canal auditivo externo, pasando por el tímpano y llegando hasta la cóclea. Este proceso es conocido como conducción aérea, pero como la boca está tan cercana al oído, el proceso es casi instantáneo. Esto es importante porque el segundo camino que hace el sonido hasta nuestra cóclea parece más directo.


Vibraciones de baja frecuencia

Cuando hablamos, además de expulsar sonido hacia afuera de nuestro cuerpo, también lo estamos haciendo hacia dentro, y éste se transporta a través de nuestra estructura ósea mediante los tejidos de la cabeza, que por sus características, refuerzan las vibraciones de baja frecuencia, que le dan ese tono más grave a nuestra voz. Cómo es esta vía la que predomina, nosotros escuchamos el resultado de esta conducción interna del sonido
Así que la próxima vez que te pregunten ¿por qué nuestra voz se oye diferente en una grabación?, diles: Como los micrófonos no graban la reverberación de los huesos sino las ondas sonoras transmitidas de forma aérea, cuando escuchamos nuestra voz grabada estamos eliminando la fase más predominante y familiar, la de la conducción interna. Y con ella, las frecuencias graves que hacen que nuestra voz nos resulte menos vergonzosa.


Ejercicios de respiración para ALEJAR el ESTRÉS.







Los ejercicios de relajación son muy buenos para dejar de lado el estrés, los nervios, la ansiedad y las presiones, todo tan frecuente en la actualidad. Son herramientas muy útiles para comenzar a prestar más atención a ese maravilloso proceso de recibir oxígeno, sin el cuál, no podríamos vivir. No solemos “bajar un cambio” y detenernos a analizar qué es lo que ocurre, simplemente respiramos por obligación y como algo mecánico.


Relajación y respiración van de la mano:


Estas dos palabras similares pueden ir en conjunto y es necesario que así sea. Piensa en aquellos momentos donde estás enojado o nervioso. Tus pulmones hacen más trabajo para que el aire ingrese, te sientes agitado, etc. Entonces, siguiendo esta premisa, cabe esperar que al disminuir la velocidad de la respiración podemos relajarnos. De la misma manera que el estrés perjudica la forma en que respiramos, la relajación la puede mejorar.




Practicando cómo respirar (puede parecer un poco extraño tener que aprender a respirar) es que se puede llegar a un estado de relajación y calma adecuadas.

Como primera medida, has de saber que la respiración consciente es amplia, lenta, pausada y con cierto ritmo. Repetir tres o cuatro veces ya permite bajar las revoluciones y mejorar el sistema nervioso, aquietando la mente y combatiendo el estrés.
Es por ello que algunas disciplinas tales como el taichí, el yoga o mismo la meditación, prestan mucha atención a la respiración para poder alcanzar el estado perfecto. 

No es preciso que viajes a la India o que te vuelvas un “yogui” para estar 
calmado sino que puedes aprovechar ciertos ejercicios para relajarte y calmar tu ansiedad o nervios.

Se trata de una rutina muy simple y efectiva. No es de concentración, sino de recepción (a las sensaciones). Antes de empezar estírate un poco y muévete para liberar las tensiones y elongar los músculos.

 La postura ha de ser la más cómoda posible. Si no “aguantas” estar sentado en la posición de flor de loto (la típica de la meditación), puedes practicar recostado en el sofá o acostado en la cama. Si hace frío tápate porque al relajarse la temperatura corporal desciende. Cierra los ojos, relaja los labios y la mandíbula y enfócate únicamente a la respiración, sin pensar en los problemas que te aquejan.


Técnicas de respiración para relajarte:

Una vez que cumplas con todos los pasos indicados anteriormente (que son los generales) es momento de elegir una de las rutinas de respiración que se indican a continuación.

Respiración equitativa o Sama Vritti:




Inhala por la nariz contando hasta cuatro y exhala también por la nariz contando hasta cuatro. Eso sería lo básico. Una vez que hayas practicado varias veces puedes seguir contando hasta cinco, seis o diez. El objetivo es que calmes tu sistema nervioso, aumentes la concentración y reduzcas el estrés. Es una técnica muy efectiva para hacer antes de dormir.

Respiración abdominal:



Coloca una mano encima de tu pecho y otra en el abdomen. Al respirar fíjate que el diafragma se infle con el aire suficiente como para ensanchar los pulmones al máximo. Realiza entre 6 a 10 respiraciones lentas por minuto. Repite todos los días y verás que cambiará tu estado general. Además es bueno para mejorar la presión sanguínea y cardíaca. Funciona mejor antes de un evento importante como ser un examen, la boda o una reunión de negocios.


Respiración alternada por las fosas nasales o Nadi Shodhana:



Este ejercicio de respiración, según indican los que practican yoga, trae calma y balancea el cuerpo, uniendo las regiones del cerebro. Comienza con una postura cómoda para ti como ser la de meditación (flor de loto). 

Coloca el pulgar derecho en la fosa nasal derecha, ejerciendo cierta presión, pero no demasiada. Respira profundamente. Mantén el aire en los pulmones y cambia el orificio nasal tapado, para poder exhalar por la derecha. Esto funciona a la perfección en aquellos momentos en los que se necesita estar concentrado y calmado. Además, permite sentirse más despiertos o enérgicos y calmar dolores de cabeza.






Relajación progresiva:

Es excelente para evitar tensiones en todo el cuerpo. Cierra los ojos y concéntrate en tensionar y luego relajar los músculos, en grupos de dos o tres segundos. Comienza por los dedos de los pies, los tobillos, las piernas, las rodillas, los muslos, sigue por los glúteos, las manos, los brazos, la espalda, el pecho, el cuello, la mandíbula y termina en la cabeza. Para cada grupo, realiza una inspiración pausada y profunda, contando hasta cinco. Funciona en cualquier lugar, pero se aconseja en casa. Ten cuidado si empiezas a sentirte mareado por la hiperventilación.



Respiración completa:



Se aconseja hacerlo de pie, sobre una colchoneta o manta, descalzo o en calcetines, con ropa cómoda y que no ajuste demasiado. Inhala aire por la nariz de forma bien profunda, de manera tal que se hinche el abdomen y se expanda la caja torácica.

También se deben elevar un poco los hombros y para ayudarte un poco más, ponte de puntillas. Mantén unos segundos el aire en los pulmones y luego exhala lentamente, “desarmando” la postura, es decir, bajando las plantas de los pies, los hombros y deshinchando el abdomen.






Entrevista a Matthieu Ricard

Meditar desarrollaría el cerebro III Entrevista al Dr. en biología celular y monje budista Matthieu Ricard. co-autor del estudio

Entrevista al co-autor del estudio, el doctor en biología celular y monje budista Matthieu Ricard

 
Sentado delante de su ordenador portátil, envuelto en el vestido tradicional de los monjes tibetanos, azafrán y bordó, Matthieu Ricard es a la vez la imagen de la modernidad y la tradición, de la ciencia y la espiritualidad. Estamos en el salón de un chalet de La Costa donde de detuvo amistosamente con motivo de una gira con monjes bailarines del Tíbet, bien lejos del monasterio de Shétchen, en Nepal, donde se ha establecido hace más de treinta años. Doctor en biología celular, el hombre abandonó su carrera científica para consagrarse al budismo tibetano. Lo que no le impidió escribir varias obras, entre las que se encuentra “El Monje y El Filósofo”, diálogos con su padre el gran periodista Jean-François Revel, y “El infinito en la palma de la mano”, entrevista con el astrofísico Trihn Xuan Thuan. Es también traductor del Dalaï Lama y su fotógrafo. Hoy el monje regresa a la ciencia como coautor del estudio sobre los efectos de la meditación en la producción de ondas gamma por parte el cerebro.

Le Temps: ¿Cómo llegaron a participar en este estudio?

Matthieu Ricard: El Dalaï Lama es un espíritu extremadamente curioso. Se interesa mucho por las ciencias. Quisimos organizar encuentros con Su Santidad y científicos de muy alto nivel, lo que consiguió la fundación de "Mind and Life Institute". Al principio muy discretos, estos encuentros adquirieron cada vez más importancia. Decidimos hacer esta investigación, de la cual me convertí en uno de los coordinadores. Colaboré en la elaboración de los protocolos científicos, desde el punto de vista del practicante, con el fin de que defina y que definiera los distintos tipos de meditación que se estudiaron en laboratorio. También serví de ratón de prueba para ver si valía la pena desplazar monjes contemplativos del Tíbet a los Estados Unidos. Y pude así contribuir a precisar el enfoque entre los científicos y los practicantes.

- ¿Utilizaron algún tipo particular de meditación?

– Utilizamos varios pero principalmente la de la compasión universal. No se practica sobre un tema preciso, lo que permite evitar el estímulo de la memoria y la imaginación. Los resultados delestudio muestran, en los monjes implicados, un fuerte aumento de la actividad cerebral en las regiones del cerebro vinculadas a las emociones positivas y una mayor disponibilidad en acción. Otro aspecto aún no publicado que utiliza las imágenes por resonancia magnética nuclear funcional (IRMF) muestra el estímulo del lóbulo prefrontal izquierdo que implica también la zona activa en la planificación de los movimientos. La compasión genera un estado de total disponibilidad, todas las barreras caen, lo que permite un paso a la acción. Es por lo menos nuestra interpretación de practicantes.

– Son verdaderos campeones de la meditación los que participaron en el estudio. ¿Esto no falsea los resultados?

– Nuestra idea era poner de manifiesto que la meditación tenía un efecto duradero sobre el cerebro. Y las diferencias entre la actividad cerebral de los principiantes y monjes con experiencia pusieron de manifiesto que el principal factor era el entrenamiento mental. Pero será necesario hacer un estudio longitudinal, para mostrar cómo el cerebro de los que meditan evoluciona en el tiempo. Este estudio probó que una persona implicada podía modificar de manera duradera su plasticidad cerebral. ¿Se debe a un refuerzo de las conexiones existentes o a la constitución de neuronas? No lo sabemos. Lo que se puede decir, es que el cerebro se modifica gracias a un enriquecimiento interior y voluntario, y esto en la edad adulta.

– ¿Qué obtienen de este experimento?

– Para el contemplativo, lo que cuenta es la transformación. Este descubrimiento no cambia su práctica. Pero la demostración es extremadamente interesante para el apasionado de las ciencias que soy. Y eso pone de manifiesto que budismo y ciencia no son incompatibles, como lo creyeron mucho tiempo los comunistas chinos para los cuales los Tibetanos son salvajes. Se trata de una ciencia contemplativa y no de un dogma. Es una investigación de los procesos mentales. Y si la teoría de la percepción budista resultara científicamente falsa, no sería un problema para el Dalaï Lama.

– ¿Cuál es su objetivo en hacer esta demostración?

– Los budistas no hacen proselitismo. Lo principal para nosotros es mostrar los cambios que puede inducir la meditación. Y poner a disposición de la sociedad esta técnica que puede utilizarse como tal, sin ningún objetivo religioso. Hay por ejemplo una experiencia en curso en California con niños hiperactivos. Y otra ante 150 profesores que estudiarán sus cambios después de tres meses de meditación. Se podría intentar agrega "un equilibrio emocional" al programa escolar, utilizando la meditación.






Las diferencias entre zurdos y diestros. Qué dice la ciencia


Grandes personajes históricos como Napoleón, Albert Einstein, Leonardo Da Vinci, Charlot o Mozart tenían una característica en común (además, obviamente, de su popularidad): todos ellos eran zurdos.

En la actualidad, también coincidimos con varias celebridades y personajes ilustres que usaban la mano izquierda para escribir, como el fallecido Hugo Chávez, o cuatro de los siete últimos presidentes de los Estados Unidos, incluido Barack Obama.

La ciencia investiga las peculiaridades de zurdos y diestros


Todos eran zurdos. A juzgar por esta introducción, cabría pensar que la historia nos ha dejado grandes personalidades zurdos. ¿Tal vez más capacitados para gobernar países? ¿Con mejores dotes artísticos y creativos? La ciencia, desde hace décadas, investiga acerca de la incidencia de esta particularidad.

Aproximadamente, se suele decir que un 90% de la población es diestra, esto es, usa la mano derecha y el pie derecho prioritariamente. Un porcentaje mucho menor, un 10%, son zurdos. Las investigaciones al respecto de esta cuestión son algo confusas, pero en este artículo voy a intentar explicar cuáles son las principales diferencias en la salud, el cerebro y el psiquismo de los individuos según sean zurdos o diestros.

Zurdos o diestros: ¿cuál es la causa de esta característica?

Según reconocen los expertos en neurociencias, no existe ninguna evidencia definitiva ni ningún marcador neurobiológico contrastado que cause que una persona sea zurda o diestra. Sin embargo, sí coinciden en señalar que, en la etapa fetal, los humanos ya empezamos a desarrollar una preferencia sobre una mano o la otra. Otras teorías señalan que, durante las ecografías que se realizan a las embarazadas, puede distinguirse si un bebé será diestro o zurdo observando qué mano que tiene más cerca de la boca la mayor parte del tiempo.

El 10% de la población mundial usa preferentemente la mano izquierda


Aunque la ciencia todavía desconoce con exactitud muchas cuestiones acerca de los zurdos y los diestros, sí que ha podido arrojar varios datos de interés. Como antes he comentado, se calcula que el porcentaje de personas zurdas en el mundo ronda el 10%, aunque también es cierto que existen individuos que no serían “diestros naturales”, sino que habrían nacido zurdos pero habrían sido corregidos para usar la mano derecha.
Y es que, de hecho, hasta hace pocas décadas muchas personas eran obligadas, con todo tipo de métodos, a usar la mano derecha en vez de la izquierda para escribir. Fue una práctica habitual durante el inicio del franquismo español.

La desgracia histórica de las personas zurdas

No es el único atropello histórico que han sufrido los zurdos. Las personas con esta particularidad han sido especialmente repudiadas en distintas épocas, bajo el estigma de estar poseídas por el demonio, o por falsos estereotipos que los tachaban de delincuentes y maleantes.
No es de extrañar, pues, que esta persecución hacia los zurdos culminara en ciertos métodos —digamos— “pedagógicos” para corregir esta supuesta desviación. Muchos ancianos zurdos en España recuerdan con pesar cómo fueron presionados y obligados a escribir con la mano derecha en su etapa escolar, reconvertidos a diestros aun en contra de su naturaleza.

Estudios científicos

Varias investigaciones han intentado explicar por qué algunas personas son zurdas y otras diestras, y sus diferencias cerebrales, biológicas y psicológicas.

Los diestros son “más diestros”

Entrando en materia científica, cabe destacar que, según un estudio realizado en la Universidad de Ontario, “los diestros son más diestros comparados con los zurdos, que tienden más a ser ambidiestros; a ejecutar con más habilidad ambas manos”. En otras palabras, los investigadores aseguran que las personas que usan preferentemente la mano izquierda son mucho más hábiles con la derecha que los diestros respecto a la mano izquierda.
Esto podría explicarse porque las personas zurdas se han visto obligadas, desde corta edad, a manejar utensilios y herramientas diseñados para diestros, con lo cual acaban desarrollando una mayor capacidad para controlar su “mano mala”.

Los zurdos viven menos años, en promedio

Uno de los aspectos sobre los que la ciencia más ha profundizado es sobre la longevidad de los zurdos y los diestros. Y es que, según se ha demostrado, los zurdos tienden a vivir unos nueve años menos de promedio que los diestros. Pero, ¿por qué ocurre esto? Existen varias hipótesis que intentan explicar esta diferencia.
Una de las más extendidas reza que es posible que los zurdos sean más propensos a sufrir algunas alteraciones mínimas durante su desarrollo, cosa que les haría más proclives a sufrir ciertas enfermedades.

La genética entra en juego

Sí, parece que ya hay datos que apuntan a que la preferencia por una u otra mano podría tener un origen genético. Concretamente, esto es lo que descubrió un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, cuando aislaron una variable genética que se relaciona con el hecho de preferir usar la mano izquierda. Esta variante, de nombre LRRTM1, es también un predictor de la esquizofrenia. Es decir, que las personas que poseen esta variable genética tienen más riesgo de padecer esta enfermedad neurológica.


De todos modos, la relación entre poseer esta variación genética con padecer esquizofrenia solo ha sido correlacionada de forma leve; se desconoce exactamente qué papel juega este gen en la multitud de características y propensiones que desarrollará el individuo durante su vida. De hecho, el grado de correlación entre la zurdera y poseer dicho gen todavía sigue estudiándose.

La lateralidad cruzada y las diferencias cerebrales

Las diferencias entre el cerebro de zurdos y diestros contribuyen a profundizar en las pocas respuestas y muchas incógnitas sobre la lateralidad de los seres humanos. Como ya hemos explicado en anteriores artículos de Psicología y Mente, nuestro cerebro consta de dos hemisferios, derecho e izquierdo, y aunque el cerebro opera globalmente, cada uno de estos hemisferios está especializado en ciertas funciones.
Se suele decir, aunque es una simplificación un tanto acientífica, que el lado izquierdo del cerebro se encarga de procesar la información numérica y lógica, mientras que el hemisferio derecho está más vinculado a la creatividad y a la forma en que sentimos y nos emocionamos. Y a todo esto, ¿qué ocurre con la escritura? En más del 80% de la población, la escritura está más vinculada a la actividad en el hemisferio izquierdo, que a su vez rige nuestro lado derecho (sí, aunque suene contraintuitivo). Estas personas, por tanto, son diestras. En el caso de los zurdos, la cosa se complica un poco, puesto que la actividad relacionada con la escritura está más uniformemente repartida entre ambos hemisferios.
Será necesario seguir investigando en torno a esta cuestión para seguir aportando datos interesantes sobre las causas de la lateralidad y las diferencias entre zurdos y diestros. De momento, nos quedamos con más preguntas que certezas.







Las 3 R’s de Desansiedad: relaja, respira, responde

Las 3 R’s de Desansiedad: relaja, respira, responde
Relaja, Respira, Responde.

Este método que te quiero proponer te ayudará a salir más rápido de estados emocionales densos o de sensaciones desagradables, así como mantener bajos tus niveles de estrés diario. El otro día me inspiré, y llegué a éstas 3 R’s para vivir una vida con menos estrés.
Quizás alguien más por ahí ya ha llegado a ellas, pero de momento las quiero institucionalizar como parte del método de desansiedad que te propongo.
El primer paso de mi método es Haz un alto y acepta, y dentro de éste paso, puedes practicar lo siguiente:



Relaja

 

Mucha gente, terapeutas y gurús seguramente te dicen “tranquilo…respira”, y tú quizás piensas…”¡¡¡Eso estoy intentando y no puedo!!” Y pues es lógico, cuando estás tenso, no puedes respirar tranquilo, eso es un hecho.


Tu estómago está tenso, tu pecho y tu espalda también…hasta el dedo chiquito de tu pie izquierdo lo está. Así es que para que pueda entrar oxígeno a tu cuerpo y proveerte de sus infinitas propiedades, primero necesitas relajar tu cuerpo.

Te propongo que te enfoques en hacer un alto de lo que esté pasando contigo e inmediatamente después relajar primero tu estómago, pues una vez que lo haces tu diafragma puede hacer mejor su trabajo y ayudarte a respirar mejor.
Pero también puedes descubrir cuáles son las partes de tu cuerpo que sueles tensar más, y entonces, después de relajar tu estómago, suelta tus pies, hombros, espalda o músculos de la cara, dependiendo de qué tengas más tenso en ese momento.



Respira

Una vez que ya soltaste tu estómago, entonces sí puedes empezar a respirar. Y para respirar, te recomiendo que lo hagas a nivel de diafragma, esto significa que el aire que entra lo llevas hasta la boca de tu estómago.
Normalmente al respirar inflamos mucho nuestros pulmones, pero necesitamos (poco a poco) ir practicando el llevar el oxígeno al diafragma, ya que al hacerlo, le mandamos el mensaje a nuestro cuerpo de que ya puede relajar (se activa el sistema nervioso parasimpático).
Y ahora, no quieras ni pretendas respirar como brisa de verano al instante, necesitarás enfocarte en ir bajando el ritmo de tu respiración, al mismo tiempo que aumentas su profundidad durante unos momentos…pero la idea es que sientas el aire entrando.
Al exhalar puedes volver aprovechar para liberar más tensión de tu cuerpo.



Responde

Ahora sí, puedes responder, ¿qué necesito hacer ahora para resolver esto que está pasando? ¿cómo lo enfrento? ¿qué necesito para sentirme mejor? ¿qué voy a hacer?
Quizás necesitas ponerte a debatir un pensamiento, expresarle a alguien tu molestia, poner un límite, pedir ayuda, irte a dormir, a escribir…¡lo que sea! pero ya lo harás mucho más tranquilo.
Te explico brevemente que hay dos principales maneras de responder ante el estrés: evitar o enfrentar. Claro, también nos podemos paralizar pero ahí sobre todo hay que aplicar las 3 R’s. Y bueno, cuando evitamos el estrés tiende a aumentar, y cuando enfrentamos el estrés disminuye y pasas mucho menos tiempo segregando adrenalina y tensión en tu interior.
Así es que te hago una gran invitación para empezar a enfrentar y resolver. Algo muy importante: resolver no significa que el problema desaparece, significa que te enfocas en lo que tú necesitas y te encargas de resolver esa necesidad para poder sentirte más en paz.
En conclusión espero que éstas 3 Rs te ayuden para sentirte mejor en el día a día, platícanos qué tal te va usándola.